INICIO

La detención de la Central Termoeléctrica Barrancones, cerca del Santuario de la Naturaleza Punta de Choros, el año pasado, la férrea oposición pública a la explotación de carbón a rajo abierto en la Isla Riesco en Magallanes y el a su vez (internacionalmente)
controvertido Proyecto Hidroeléctrico de Aysén tienen todo lo siguiente en común:

La imposibilidad de armonizar la creciente producción energética necesaria para el desarrollo del País tanto con la preservación de las áreas naturales bajo protección como la emergente conciencia ambiental de la opinión pública.

Pareciera que la actual indecisión política se quedó estancada entre la fuerte aversión pública que de forma (casi) permanente les impide a los actores políticos y empresariales la aprobación de los proyectos y un desconocimiento territorial real, necesario a la proposición de alternativas energéticas compatibles con una conciencia medioambiental a la altura de nuestros tiempos.

Siendo consciente por un lado de los enormes intereses involucrados en el ámbito político y empresarial y por el otro de la complejidad técnica que estas instalaciones implican, nuestro enfoque no quiere instalarse en lo político ni en lo normativo, sino más bien en lo que nos es propio: en el impacto y en las implicaciones espaciales que la energía produce sobre el paisaje y el territorio:

A nivel territorial nuestra contribución a este problema tan complejo consiste en analizar y visualizar las relaciones espaciales que se establecen entre la producción, la transmisión y el consumo energético en y con nuestro territorio.

A nivel paisajístico nos interesa mapear el set de infraestructuras mínimo necesario a su funcionamiento y el impacto que cada una de estas infraestructuras produce en el paisaje en la cual se inserta. A nivel lógico-conceptual nos interesa entender el ciclo energético de cada fuente energética en sí. Bajo la convicción de que cualquier cambio serio y profundo solo puede desenlazarse del calce de las lógicas internas a la producción energética y las leyes constituyentes los fenómenos naturales.

Los objetivos declarados de este estudio:
· Mapear y cartografiar el paisaje energético de Chile.
· Dar cuenta de los recursos energéticos existentes, cómo estos pueden ser obtenidos desde el territorio y el impacto que producen.
· Conocer la infraestructura básica necesaria para su producción, además del costo e impacto territorial asociado.
· Conocer, mediante datos estadísticos, la evolución del desarrollo económico, el uso de la energía, la relación con el territorio y su proyección a mediano plazo.

El estudio de los elementos territoriales y paisajísticos, corresponde a la relación del emplazamiento de las centrales energéticas en un lugar determinado por las variables del entorno, siendo la geográfica una de las más determinantes. Se suma a lo anterior la
afectación en el paisaje, la que es posible de clasificar según los distintos niveles de aproximación y cuencas visuales que permite el lugar. Esta secuencia de distintos puntos de observación, permite entender las relaciones escalares tanto de las edificaciones, como de la infraestructura presente en los complejos energéticos. La metodología utilizada para ello, parte del estudio de las imágenes satelitales y de las bases de datos con registros fotográficos de las centrales desde tres escalas de aproximación, que van desde la vista panorámica, hasta el interior de las centrales de generación de energía.

Anuncios